Menú Cerrar

iOS 14: Las mejores prácticas para enfrentar las actualizaciones

Apple en su última actualización de iOS 14 y macOs 11 modificó los protocolos de transparencia de seguimiento de apps y web. Esto reduce la capacidad de las plataformas publicitarias para rastrear a los usuarios de Apple en las apps y sitios web. 

Con la desaparición inminente de las cookies y las regulaciones de privacidad de datos, las limitantes en la medición y atribución de publicidad digital se han hecho evidentes. 

Ahora, los usuarios iOS 14 podrán elegir si quieren o no permitir que el proveedor recopile, comparta sus datos y los rastree en el sitio o apps, lo cual limita la medición de los anuncios digitales ya que solo se podrán obtener datos a nivel campaña, es decir que solo se sabrá qué campaña convirtió y cuántos clics tuvo y no más. 

Facebook: Aggregated Event Measurement

ios 14

Facebook también lanzó un protocolo como respuesta a la actualización iOS 14 de Apple. El Aggregated Event Measurement que funciona solo para dispositivos Apple, a través del cual los anunciantes podrán obtener solo los datos necesarios para la optimización de las campañas y que está basado en su mayoría en modelados estadísticos para reporteo y atribución. 

Ambos cambios afectan varios aspectos de las campañas publicitarias digitales, como un seguimiento limitado de los eventos, solo permitiendo obtener información de 8 eventos incluyendo la interacción del usuario con el sitio, pero no el nombre del evento, parámetros o valor del articulo comprado, además de que eliminan la opción de optimización a nivel ROAS en las campañas. 

Por otro lado, la atribución también se verá afectada. Solo se podrán almacenar y obtener datos de campañas por 7 días, disminuyendo la atribución de clics a solo 7 días. 

Otro de los cambios que más afectará a los anunciantes es el retraso en los reportes, los cuales oscilarán entre 24 y 48 horas con lo cual el impacto de los cambios en los anuncios se verá reflejado a menor velocidad, solo informando a nivel campaña y solo mostrando data sobre qué anuncio obtuvo más clics sin poder identificar el origen por grupo demográfico o ubicación. 

A pesar de estos cambios, los anunciantes aún pueden seguir varias prácticas que les ayudarán a contrarrestar las implicaciones de estas actualizaciones. 

Las 4 mejores prácticas

  1. La implementación de las API de conversión y la de conversiones offline de Facebook, que permite recopilar información de los CRM de las marcas y de los sitios ecommerce para mejorar los reportes. Además de configurar los 8 eventos de conversion por dominio en Facebook. 

  2. Otra opción es distribuir el presupuesto en otras plataformas publicitarias adicionales a Facebook, para obtener mejores resultados y llegar a otras audiencias. 

    Tal es el caso de Google Ads y la solución Shop with Google o incluso Facebook Shops, con los cuales se puede obtener la visibilidad completa de las campañas y la atribución de las conversiones.  

  3.  También es recomendable que se migre el reporting a otras plataformas como Google Analytics y se compare con los resultados que ofrece Facebook Ads, con ello se podrán obtener más datos de conversiones y cuántas se han visto afectadas por dicha plataforma. 

  4. Por último, también se recomienda medir más allá de solo el ROAS y se considere el lift de la marca, además del Share of Voice, Share of Search y Share of Wallet con los cuales se podrán obtener más datos estratégicos que solo números.   

Este texto se publicó primero en la Revista Merca 2.0. Consulta la nota original aquí.